La motivación de aprender

Una de las quejas más frecuentes de los padres es: “Mi hij@ es un mal estudiante”, “A mi hij@ no le gusta estudiar”. Ser buen estudiante es algo que tranquiliza a los padres, porque piensan que si los estudios van bien, todo va bien. Esto no es del todo verdadero, porque la experiencia nos dice que muchos malos estudiantes acaban siendo personalidades triunfantes y excepcionales.

Sometamonos a una prueba semejante a la que soportan nuestros hijos o alumnos. Puesto que comprendemos la palabra “aprender”, tenemos que saber lo que significa. ¿Nos lo podríais explicar?. Pensar y aprender son experiencias maravillosas, que todos tenemos que disfrutar. Ser padres o ser docentes supone estar dispuestos a aprender siempre. 

Aprender es guardar en la memoria información o experiencias que van a determinar nuestra conducta futura. Aprendemos contínuamente sin darnos cuenta. También lo hacen los animales. La gran diferencia es que los seres humanos podemos decidir lo que queremos aprender, y la forma de lograrlo es ESTUDIANDO. Lo que deseamos es que nuestros hijos no se conformen con el aprendizaje pasivo de la experiencia, sino que deseen aprender más, que sean curiosos, exploradores, investigadores. A partir de ahí, estudiarán sin darse cuenta de que lo están haciendo. “Dad al niño el deseo de aprender y cualquier método será bueno”.

Los niños son curiosos y debemos fomentar esa curiosidad. ¿Habéis visto con qué atención observan a las hormigas o con qué insistencia os preguntan? ¿Para qué iban a preguntar si no quisieran aprender? Los problemas surgen al llegar a la escuela, porque entonces deben aprender cosas que los adultos consideramos imprescindibles, pero que resultan aburridas para ellos. ¿Cómo resolver este problema? En primer lugar, preguntando a los que lo han sabido resolver, es decir, a los niños que estudian. ¿Por qué lo hacen?

  • Porque les gusta, es decir, les encanta aprender.
  • Porque quieren tener contentos a su maestro y a sus padres.
  • Porque se dan cuenta de que progresan y disfrutan con ello.
  • Porque están acostumbrados a cumplir con su deber, y saben que estudiar es su obligación.
  • Porque sus amigos estudian.
  • Porque han adquirido el hábito de hacerlo.
  • Porque temen el castigo.
  • Porque estudiar no les exige demasiado esfuerzo.
  • Porque tienen una vaga idea de la utilidad para el futuro.
  • Porque reciben algún tipo de reconocimiento cuando sacan buenas notas.

Este es un buen decálogo que puede ayudarnos a hacer que nuestro niñ@ estudie. Los padres pueden hacer mucho para conseguirlo. No hace muchos años, en EEUU se comprobó que los alumnos de padres orientales obtenían una puntuación mayor en los test de inteligencia que los nativos estadounidenses. Al investigar la razón, se descubrió que los padres de inmigrantes orientales estaban más pendientes de los estudios de sus hijos, y les exigían más que los padres americanos, y eso influía no sólo en los resultados académicos, sino en los test de inteligencia.

Sin embargo, tenemos que admitir que la escuela tiene un papel también decisivo en el fomento de la motivación de estudiar. Una vez más se constata que es necesario que familias y escuela trabajen juntos.  Si motivais a vuestros os sentiréis vivos, realizados, capaces. Educar a un hijo es una estupenda oportunidad para desarrollaros vosotros.

Anuncios

One response to this post.

  1. El concepto de “aprender a aprender” es utilizado constantemente y no se ha conceptualizado lo suficiente, quienes lo usamos tratamos que nuestros alumnos aprendan, a partir de una metodología activa e investigadora, “formas de hacer y de pensar”.
    Algunos, dan más importancia a los procedimientos que a los contenidos y se trata de dotar al alumno de “herramientas para aprender”.
    Este hecho no es nuevo ya que Rouseau, en 1762, en su obra “El Emilio” expresa la forma como se aprende y los informes Plowden (1967) y Gittins (1967).
    En la actualidad con más aporte de la psicología cognitiva resulta insuficiente el aprender a aprender en los términos descritos, ya que contrapone el aprendizaje de procedimientos, que son las formas de hacer, ocupando los métodos, los procedimientos y las actividades con el aprendizaje de conceptos y contenidos que son las formas de saber.
    Enfoques diferentes y hasta contradictorios los encontramos en los trabajos de Nisbet (1987), en su obra Estrategias de aprendizaje y Novak (1988) en su publicación Aprendiendo a aprender (Barcelona, Martínez Roca).
    El concepto surge en el siglo XVI, en el marco de la Ratio Studiorum (1599) jesuítica. Se considera que aprender a aprender, consiste en manejar “trucos o artificios para aprender contenidos , que en la actualidad se denominarían técnicas de estudio. Posteriormente, dicho concepto se relee de nuevo en el marco de la Escuela Activa (1889) y se entiende por aprender a aprender, el aprendizaje de formas de hacer, c oncepto que de hecho sigue vigente.
    El concepto aprender a aprender posee diversos sentidos que se aplican según las escuelas, como por ejemplo.
    Aprender a aprender en el marco de la Escuela Tradicional: Los elementos fundamentales del currículum en la escuela siempre han sido los mismos: capacidades y valores, contenidos y métodos / procedimientos. La diferencia entre unos modelos y otros es su articulación interna.
    Aprender a aprender en el marco de la Escuela Clásica hace referencia a los métodos / actividades para aprender contenidos, entendidos como formas de saber.
    El currículum explícito son los contenidos y los métodos / actividades, mientras que las capacidades y los valores forman el currículum oculto.
    Aprender a aprender en la Escuela Activa: El gran cambio radica en que se realizan actividades para aprender métodos, entendidos como formas de hacer y para ello utilizan algunos contenidos. De hecho los métodos actúan como fines y objetivos.
    El currículum explícito, está constituido por los métodos / actividades con algunos contenidos. El currículum oculto, está formado por las capacidades, los valores y gran parte de los contenidos. En este contexto el aprender a aprender se reduce a aprender formas de hacer o a aprender haciendo (Dewey)
    Visto lo anterior aprender a aprender implica:
    *. – El uso adecuado de estrategias cognitivas que utiliza un sujeto para aprender.
    *. – El uso adecuado de estrategias metacognitiva y está orientada a “pensar sobre el propio pensamiento”, al darse cuenta de los propios procesos del pensar y aprender. , implica la posibilidad de conocerlos para mejorarlos.
    *. – El uso adecuado de modelos conceptuales que permiten desarrollar en el aprendiz capacidades, y una arquitectura mental para almacenar y utilizar adecuad amente lo aprendido.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: