Los hábitos en casa y la influencia en el estudio

Es fundamental que el ambiente de la casa sea positivo para el niño. De lo contrario es difícil que el niño encuentre la motivación necesaria para estudiar. He aquí algunas causas de distorsión frecuente.

  1. El tipo de alimentación no ayuda a concentrarse al niño en los estudios. Estamos hablando del exceso de hiperactividad que provocan ciertos hábitos alimentarios: bebidas gaseosas y azucaradas, dulces, galletas, golosinas, chuches…. Hay que cuidar al máximo la alimentación para los niños que estudian. Evitar comidas pesadas, grasas o hidratos en exceso, etc.
  2. Los hábitos horarios de la casa. Los niños son esponjas que absorben todo -lo bueno y lo malo- siendo importante que vean en la casa un orden que les sirva de referencia. Si los hermanos mayores llegan tarde, se levantan tarde, comen a deshoras lo que pillan del frigorífico, hace ruidos a destiempo, ponen la TV o la música fuerte cuando el niño debe hacer los deberes… Todo esto contribuirá ha hacer más difícil la motivación y concentración en el estudio de los más pequeños.
  3. Las conversaciones de la familia. Los más pequeños siguen siendo esponjan. Aunque hablen menos, todo lo escuchan y todo lo procesan. Los valores de los padres y, muy especialmente de los hermanos mayores constituyen fuentes muy importantes para sus actitudes ante la vida (estudio, gustos, etc.). Un familia que en la mesa solo habla de fútbol, o de programas y series de TVsuperficiales, es muy difícil que motive a los niños hacia temas que más tarde tienen que encontrarse en un libro de matemáticas, lengua, historia, etc. Al final de algunas cenas, lo más pequeños sueñan con ser Messi o Raúl, pero difícilmente tienen motivación por algo que tenga que ver con sus estudios.
  4. El estudio y los premios. El binomio esfuerzo – premio debe reforzarse permanentemente. Los niños de hoy tienen acceso a un montón de juegos en las casas (ordenadores, Nintendo…) se les absorben y les desincentivan cualquier esfuerzo intelectual. Este, frente a los juegos, se convierte en una pesada carga muy difícil de soportar. El acceso a estos juegos debe ser una consecuencia. Esto es, jugar es el premio a un esfuerzo: estudiar con ganas y con resultados. Hacer como que estudio para después jugar no sirve para nada. Los padres y educadores deben comprobar a ciencia cierta que el niño ha estudiado y tras esto, que puedan acceder al premio. Premie a su hijo cada vez que se esfuerce.
  5. Vigilar los hábitos. Los buenos hábitos tardan mucho en formarse. Los padres deben estar muy atentos a que la formación de buenos hábitos de estudio se consolide… Y estar alerta: los malos hábitos pueden aparecer por cualquier esquina: un serial de TV cuyo protagonista escolar no estudia; un amigo nuevo en el cole, o una conversación con el hermano mayor…

Desde que son pequeñitos necesitan que nosotros les ayudemos a estudiar, y a medida que crecen más, aquí os mostramos algunas técnicas de estudio que les pueden ayudar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: