Las redes sociales y los adolescentes

Las redes sociales no son ni buenas ni malas, todo depende de cómo se utilicen. Por ello, tenemos que educar a los adolescentes para que las utilicen de manera inteligente, saludable y que les influya positivamente.

La redes sociales han puesto en marcha una nueva forma de relacionarse que a muchos padres les está dejando perplejos y fuera de juego. En España, según un informe que maneja Educaweb.com, el 83% de los adolescentes españoles utilizan las redes sociales; de ellos, la mitad se conecta diariamente. Según la Asociación Europea de Publicidad Interactiva, los jóvenes entre 16 y 24 años pasan más tiempo en Internet que viendo la televisión. Ya no se trata de saber con quienes salen nuestros hijos, ni a donde van los fines de semana, sino cómo, cuándo y con quién pasan horas conversando a través de Internet. Nos encontramos de nuevo ante la disyuntiva de respetar la intimidad de nuestros hijos, pero a la vez de protegerles de situaciones que pueden ser muy perjudiciales para ellos.

Las redes sociales no son ni buenas ni malas, todo depende de cómo se utilicen. Por ello, tenemos que educar a los adolescentes para que los usen de manera inteligente, saludable y que les influya positivamente. Pero sobre todo, tenemos que reconocer que las formas de relacionarnos están cambiando de una manera acelerada, y que no podemos aislar a nuestros hijos de esta realidad. Algunos estudios afirman que estas redes ayudan a sociabilizar de una manera muy similar a otras experiencias en grupo, que no las sustituyen sino que las complementan. Muchos adolescentes continúan el contacto mantenido con su grupo de iguales en el instituto o en su tiempo de ocio. Los adolescentes consideran este tipo de sitios como lugares seguros para poner a prueba y buscar soluciones a situaciones que consideran difíciles de resolver en la vida real: quedar, flirtear, construir el propio estatus social o decidir qué imagen mostrar. Además, fortalece el sentimiento de pertenencia al grupo, que como ya sabemos es primordial para ellos en estas edades.

Ahora bien, hay unos riegos que debemos conocer e intentar evitar: el primero, tiene que ver con la información que aportan los adolescentes en sus perfiles. Todos nosotros tenemos derecho a darnos a conocer y a quien y para ello aportar la información adecuada. Lo que pasa es que con los jóvenes esto no está nada claro. Hay redes abiertas que permiten que todo el mundo vea los perfiles de todos los usuarios de esa red en concreto. Los adolescentes no son muy conscientes de los peligros que eso entraña, y en muchas ocasiones aportan teléfonos, correo electrónico, y datos personales de diferente índole y son poco cuidadosos a la hora de usar las opciones de privacidad, que tienen la mayoría de estas redes. El segundo, tiene que ver con quien mantiene contacto dentro de su red social, ya que normalmente pueden conectarse con gente que no conocen o conocen poco.

Los padres podemos hacer cosas para disminuir estos riesgos:

  • Conocer las redes sociales a las que están conectados nuestros hijos: En España la que está teniendo más éxito es Tuenti y Myspace. La primera tiene un estricto control de privacidad y ciertas limitaciones por edad en los contactos. La segunda es una red abierta, esto quiere decir que todo el mundo puede registrarse aportando un nombre y un correo electrónico; y que están todos los perfiles en disposición de todos los usuarios, a no ser que se restrinja.
  • Dialogar con ellos: somos conscientes de que los adolescentes son un tanto reacios a que sus padres “se metan en su vida”. Como con otras muchas cosas hay que ser poco intrusivos, muy dialogantes, y con mentalidad abierta. Sería bueno que os explicaran que información aportan en su perfil y con quien mantienen el contacto. También es positivo que intercambies información con los padres de los amigos de vuestros hijos.
  • Algunos padres han optado por meterse ellos mismos en las redes sociales a las que están conectados sus hijos. Suponemos que esto dependerá del tipo de relación que mantengan entre ellos. Aún así creemos que es importante que lo pacten con el adolescente.
  • Poner unos límites claros a las horas de uso, al tipo de contactos que pueden mantener, a la información que aportan en la red.

Lo importante es mantener la calma y seguir haciendo nuestra labor como padres: acompañarles en esta aventura que es crecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: