La importancia de jugar

Juego, infancia y educación son inseparables. Es la herramienta de aprendizaje más poderosa con que el niño cuenta a lo largo de su desarrollo. Aunque los niños jueguen de manera contínua y espontánea, es recomendable que los padres jueguen con ellos y faciliten la interacción con otros niños.

El juego es una necesidad evolutiva. Los niños necesitan jugar para desarrollarse física y mentalmente. El juego infantil es una actividad creadora: él mismo está construyendo su inteligencia, dando forma a su mente y transformando su mundo. Es además, un medio imprescindible para la socialización del niño, y para el aprendizaje de las normas.

El juego es ese espacio libre donde lo real y lo imaginario conviven. Con el, los niños aprenden de una manera natural, espontánea, pero no ausente de reglas y objetivos. El juego del niño de un año tiene por objeto lograr andar y manejar los objetos de su entorno. Los juegos de cucu-trás le van a enseñar a hablar; más adelante, los juegos de reglas le van a enseñar a colaborar con los demás; los juegos de deporte le enseñarán a competir; los juegos de ficción le enseñarán a imaginar posibilidades, etc…

Los niños construyen su inteligencia a través de los instrumentos de la cultura: el lenguaje, el arte, la moral, la historia, las ciencias, todos estos recursos educativos de una sociedad amplían la capacidad de jugar que tiene el niño. La cultura establece un espacio de significados, en el que se integran los juegos infantiles. Si el niño juega bruscamente, le decimos que debe hacerlo con más cuidado, si no es justo en sus juegos, le decimos que debe serlo, etc…

¿Qué juegos son adecuados para facilitar el desarrollo educativo?

El juego debe divertir a sus protagonistas. No nos podemos empeñar en que jueguen a lo que nosotros queremos.  Los juegos deben fomentar diversos recursos personales.

  • Físicos: la agilidad, la fortaleza, la resistencia.
  • Mentales: la creatividad (como los juegos de invención) o el razonamiento (como el ajedrez o algunos videojuegos).
  • La sociabilidad: Especial importancia tienen los juegos compartidos, en equipo, porque favorecen la cooperación, el aprendizaje de la convivencia, las reglas.
  • Competitivos: Son útiles siempre que enseñen que unas veces se gana y otras se pierde. Los niños necesitan aprender a soportar la frustración.

Es muy importante la práctica del deporte, porque sus efectos físicos y educativos son fantásticos. Es uno de los factores de protección más eficaces respecto de conductas futuras de riesgo, como el abuso de alcohol o el consumo de sustancias tóxicas. Es, además, un magnífico medio de transmitir valores morales y de ayudar a la formación del carácter.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: