Las arquitecturas del deseo

Todo el mundo está de acuerdo en que la capacidad de emprender, de innovar, de solucionar problemas -lo que constituye la inteligencia emprendedora- es imprescindible para sobrevivir en una sociedad del conocimiento globalizada y veloz. ¿Pero cómo hacerlo? Para ser eficaces las acciones deben ir dirigidas al ámbito social y al ámbito personal.

Todo lo que hacemos deriva directa o indirectamente de nuestros deseos. Ellos movilizan energías, proponen objetivos, y mantienen el esfuerzo. Lo que puede hacer la inteligencia es dirigirlos, aprovechando su impulso para metas nuevas, ayudando a construir hábitos que estabilicen los buenos deseos, y transformando unos deseos en otros, mediante la educación.

En todos los seres humanos hay tres grandes deseos, que, sin embargo no están presentes en la misma proporción. La personalidad de cada uno de nosotros depende, entre otras cosas, del cóctel de deseos que nos mueve.m Los tres deseos básicos son:

  • Deseo de bienestar, de pasarlo bien, de comodidad.
  • Deseo de vinculación social: Necesitamos vivir en sociedad, querer y sentirnos queridos, pertenecer a un grupo, experimentar el reconocimiento de los demás, su aceptación y su aplauso.
  • Deseo de ampliar nuestras posibilidades: Necesitamos sentirnos capaces, ejecutivos, dueños de nuestra vida, creadores. Nos es imprescindible saber que progresamos. De este deseo surge el afán emprendedor. Por eso es necesario fomentarlo en todas las personas.

No olvidemos que lo que llamamos “felicidad” es la armoniosa satisfacción de esos tres grandes deseos. Y todos sabemos, por experiencia, lo difícil que resulta hacer combinarlos bien, porque con frecuencia entran en contradicción. Para crear algo hay que perder algo de comodidad, y para mantener una vinculación afectiva hay que limitar algunas de nuestras actividades. Crear es hacer que algo valioso que no existía, exista por mí.

Esta necesidad es tan fuerte, que cuando alguien reprime o no puede desarrollar su potencial productivo, creador, acaba sufriendo alguna patología. Emprender es crear. Y cuando enseñamos a nuestros niños o a nuestros jóvenes a emprender, estamos desarrollando sus capacidades vitales. Su posibilidad.

La alegría es la conciencia de nuestras posibilidades, mientras que la angustia está producida por el ahogo, por el estrechamiento, por la angostura de nuestras posibilidades. La gran inteligencia para la vida, que es la que pretendemos desarrollar en nuestros niños, tiene como misión descubrir posibilidades en la realidad, abrir nuevos caminos. Las cosas son lo que son, más las posibilidades que la inteligencia encuentra en ellas. El mundo está a medio hacer. Nosotros estamos a medio hacer. Con lo que tenemos, con lo que somos, tenemos que buscar posibilidades nuevas. En eso consiste emprender.

El emprendimiento, pues, satisface uno de nuestros grandes deseos, que es conseguir nuestra autonomía y desplegar nuestras posibilidades. Hay muchas formas de emprender -personal, económica, investigadora, artística, etc.- pero todas ellas tienen un esquema común:

  • Diseñar un proyecto , el objetivo que queremos conseguir.
  • Buscar la información necesaria para determinar el plan adecuado.
  • Movilizar los recursos personales (inteligencia, constancia, capacidad crítica, habilidad para trabajar en equipo, buen ánimo), y los recursos materiales y humanos necesarios para realizarlo.
  • Pasar a la acción, evaluando continuamente los resultados e introduciendo las correcciones necesarias.

¿Qué queremos conseguir en la escuela? Que nuestros jóvenes tengan capacidad para elegir bien sus proyectos, y recursos personales para llevarlos a cabo. Estos recursos personales la mayoría de las veces son hábitos adquiridos. Aprendemos a ser optimistas o pesimistas, activos o pasivos, emprendedores o rutinarios. Los hábitos sólo se aprenden con la práctica y por eso la educación de cualquier competencia sólo puede conseguirse actuando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: