Grandes Adolescentes

Somos conscientes de la preocupación de muchos padres sobre sus hijos adolescentes, pero debemos huir de análisis apresurados y pesimistas. Hay muchos adolescentes que hacen, viven y piensan de una manera estupenda. Para todos nosotros será positivo cambiar la imagen negativa de nuestros jóvenes y hablar de ellos reconociendo su talento, sus virtudes y su afán de mejorar día a día.

Ryan Hrelac a los 16 años creó una Fundación para construir pozos en África (Ryan’s Well Foundation). Con su primer sueldo puso la primera piedra de uno de ellos y ahora ya ha conseguido fondos para construir más de trescientos. Ana Dodson, con 15 años, hija adoptiva de un matrimonio estadounidense creó una ONG para mejorar las condiciones de vida de las niñas que viven en orfanatos en Perú. Son dos ejemplos de jóvenes que han decidido poner en marcha proyectos para mejorar el mundo. Laura Gallego, una joven escritora de éxito en España, comenzó su primera novela con 13 años junto a una amiga. Escribieron 300 páginas. Son casos que llaman la atención, pero tampoco es necesario convertirse en un escritor o emprendedor social para ser un gran adolescente.

Si nos paramos a mirar un poco a nuestro alrededor nos encontramos a chicos y chicas haciendo deporte los sábados, acudiendo a las bibliotecas, al cine. Participando en clases de teatro, ocupando sus fines de semana en asociaciones juveniles como los Boy Scouts. Sin embargo, la imagen que se nos traslada a los padres sobre la adolescencia es terrible, ¿por qué no se habla de estos jóvenes fantásticos en los medios de comunicación? Es posible que porque casos como el acoso escolar, los macrobotellones o las peleas entre chicos y chicas a la salida de las discotecas sean más llamativos y provoquen una inmensa inquietud social. Cada vez relacionamos más adolescencia con el alcohol y las conductas de riesgo, la violencia, la pasividad, el consumismo. Y aunque no tratamos de negar que existen estos hechos, consideramos que un adolescente es una realidad más compleja y única de la que tendemos a resaltar sólo lo negativo. Un adolescente es mucho más que “un salvaje haciendo botellón en el parque”. Hacer de una parte el todo ayuda muy poco a los padres y a la sociedad a abordar esta etapa evolutiva de manera constructiva viendo todas las posibilidades educativas que tiene esta edad. Lo cierto, es que la mayoría de los jóvenes continúan sus vidas: estudian, se enamoran y mantienen relaciones familiares satsifactorias. La mayoría de ellos sigue formándose, creciendo y abordando la vida adulta con mucha incertidumbre, con cautelas, pero con una inmensa energía para realizar sus proyectos.

Entendemos que los padres y madres que están acompañando a sus hijos en este periodo estén preocupados y muchas veces perdidos. Por eso proponemos los siguientes consejos para padres de adolescentes:

  • Huyan de discursos negativos y dramáticos sobre la adolescencia. Muchas veces sólo nos sirven para bloquearnos y angustiarnos.
  • Vean a sus hijos como son: con sus virtudes y sus defectos. Ensalcen las cosas que hacen bien e intenten corregir aquellas que hacen mal.
  • Mantengan la COMUNICACIÓN con ellos cueste lo que cueste. Desde la calma y la escucha activa, intentando lograr consensos.
  • Realicen actividades juntos que os gusten a todos, aunque ponga cara de acelga algún día porque prefiere salir con sus amigos.
  • Conozcan a sus amigos/as, sus gustos, sus calificaciones escolares y a sus padres.

La acción educativa de los padres es por un lado DIRECTA (relacionada directamente con sus hijos) e INDIRECTA es decir, encaminada a mejorar el entorno, que también está educando a sus hijos.

  • Recuerden su adolescencia, posiblemente ustedes estuvieron también muy “raritos”, pero ahora saben que terminó.
  • Eviten sobreprotegerles. Los adolescentes tienen que cometer errores para aprender. No pueden evitar que se encuentren inmersos en conflictos. Pueden ayudarles a resolverlos.
  • Establezcan normas y límites claros en la convivencia familiar.
  • Presten su apoyo cuando tengan iniciativas positivas: empezar a tocar un instrumento, hacer montañismo o realizar cortometrajes. Aunque crean que lo importante es centrarse en sus estudios, estas actividades les ayudan a crecer, a responsabilizarse y a relacionarse con personas con intereses variados.

Y sobre todo, recuerden que están buscando en este momento de sus vidas la autonomía, una imagen propia y que también están pasando mucha incertidumbre. Quien más conocen a sus hijos/as son ustedes. Tengan mucha paciencia, mucha, sin olvidar mostrarles que están a su lado, siempre, sin fisuras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: