La nueva Formación Profesional

La reforma de la Formación Profesional se centra en ampliar la oferta educativa y flexibilizar el acceso a los estudios. Además se pretende incrementar la participación de las empresas en el diseño y la ejecución de la oferta formativa.

El pasado mes de diciembre, el Eurostat (Oficina Europea de Estadísticas) hizo público un informe según el cual los jóvenes universitarios españoles soportan la mayor tasa de paro de toda la Unión Europea. Es más, un estudio comparativo sobre la situación laboral de los jóvenes universitarios españoles  realizado conjuntamente por el IVIE (Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas) y BANCAJA viene a corroborar lo que muchos de nuestros recién titulados saben por propia experiencia: que una vez superada la enorme dificultad que supone encontrar un empleo, en formación prácticademasiadas ocasiones existe una falta de adecuación entre el nivel educativo del nuevo trabajador y los requerimientos del puesto de trabajo. Todo esto resulta aun más paradójico cuando, en el mismo estudio, se nos dice que “el motivo fundamental por el que se escoge iniciar una carrera universitaria -según la opinión de los propios titulados – es porque al concluirla aumenta la probabilidad de encontrar un empleo”.

Ante esta situación de precariedad laboral generalizada y ante los desafíos de la nueva economía basada en el conocimiento, en el año 2000 los países de la UE decidieron que para el año 2010 la economía europea debía convertirse en “la más competitiva y dinámica del mundo, capaz de crecer económicamente de manera sostenible con más y mayor cohesión social”. Para la consecución de este objetivo estratégico consideraron clave el impulso de la educación y la formación profesional.

En nuestro país, a finales del 2008, los ministerios de Educación, y de Trabajo e Inmigración presentaron la “hoja de ruta” para impulsar el nuevo modelo de Formación Profesional con los objetivos de “fomentar la formación continua a lo largo de la vida, el trasvase de unas actividades profesionales a otras, y el reconocimiento de las competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia laboral o de vías no formales de formación”.

La Formación Profesional es el nivel educativo que prepara para el desempeño cualificado de una actividad profesional, cuyo valor añadido es la formación práctica que se imparte, que debe adecuarse a las necesidades de la economía y a los diferentes sectores productivos, y que pretende facilitar la adaptación de los alumnos y futuros trabajadores a las modificaciones laborales que se puedan producir a lo largo de su vida.

Actualmente, la Formación Profesional se organiza en ciclos formativos divididos en módulos, con una duración aproximada de dos cursos escolares además de las prácticas en empresas; estos ciclos educativos están estructurados alrededor de 26 familias profesionales de una gran variedad (Industrias Extractivas, Informática y Comunicaciones, Artes Gráficas, etc.). Existen dos ciclos formativos de distinto nivel: de grado medio y de grado superior, al que se han añadido los llamados Programas de Cualificación Inicial.

Al ciclo de grado medio se puede acceder al finalizar la educación obligatoria, es decir, una vez terminado 4º ESO y obtenido el título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria (GESO). La titulación que se obtiene al terminar es la de “técnico” en la profesión correspondiente y da acceso al Bachillerato en cualquiera de sus modalidades. técnico o técnico especialistaLa reforma de la FP pretende aumentar el número de alumnos titulados, ya que, aunque sus niveles de empleo son muy elevados, nuestro país tiene una tasa de titulados en esta etapa muy inferior a la media europea. Para ello está previsto poner en marcha un sistema de becas dirigidas a trabajadores y jóvenes de 18 a 24 años sin titulación que les permita compaginar su trabajo con las actividades formativas necesarias para la obtención del título.

Para poder acceder a los módulos profesionales de grado superior es necesario tener el título de Bachiller y, al finalizar los estudios, se obtiene el título de “técnico especialista”. La obtención de este título permite el acceso a los estudios universitarios que se determinan para cada familia profesional. Además se podrá convalidar hasta 30 créditos siempre que se estudie un grado universitario relacionado con los estudios de FP.

Los Programas de Cualificación Inicial son una de las novedades que se han incluido en la nueva Formación Profesional. Están dirigidos a jóvenes mayores de 16 años que no hayan obtenido el título de GESO y que necesiten incorporarse al mercado de trabajo, y que necesitan una cualificación profesional básica. Tiene como objetivo convertirse en un instrumento que ayude a frenar las altas tasas de abandono escolar.

La Formación Profesional es “sobre todo, una herramienta fundamental para mejorar las expectativas laborales de los ciudadanos”, por ello es muy importante cambiar la concepción que la sociedad tiene sobre estos estudios, informando sobre sus posibilidades y ayudando a dignificar la imagen del alumnado que se decide por esta vía de formación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: