Guarda y Custodia Compartida

El ejercicio por los padres de la guarda y custodia compartida de sus hijos no es una figura nueva en nuestro Derecho. Ya se conocía con anterioridad a la reforma operada en esta materia por la ley 15/2005 de 8 de julio de Modificación del Código Civil en materia de Separación y Divorcio, si bien su aplicación quedaba circunscrita a casos contados y casi siempre por mutuo acuerdo de los progenitores. En la actualidad y con carácter excepcional puede otorgarse esa custodia compartida cuando así lo solicite sólo uno de los padres y esa petición sea avalada por un informe favorable del Ministerio Fiscal.

La custodia compartida consiste en un reparto equitativo entre los progenitores del cuidado de los hijos, de tal forma que la mitad del tiempo estén con el padre y la otra mitad con su madre.

Al tiempo de regular la guarda compartida, se tiene que atender a dos aspectos muy importantes:

  • El tiempo: Se puede establecer una custodia compartida por noches, (lunes y martes con el padre, miércoles y jueves con la madre y fines de semana alternos), por semanas (una semana con cada progenitor), por quincenas (quince días con el padre y quince con la madre) o por meses (un mes con cada uno). Se debe regular igualmente, un régimen de visitas a favor del otro progenitor mientras no tenga bajo su guarda a los menores.
  • El domicilio:También se tiene que indicar la vivienda en que se ejercerá la custodia compartida; por una parte, tenemos el régimen californiano, en que cada progenitor tiene su propio domicilio y los menores viven en un tercer domicilio, por lo que serán los padres los que se trasladen al domicilio de los menores cuando les corresponda ejercer la custodia, o bien el régimen europeo en que cada progenitor tiene su domicilio y serán los hijos los que se desplacen a uno u otro domicilio.

Esta regulación entiendo que es muy avanzada a los tiempos actuales, quizá dentro de 30 años será una normativa que regulará a la perfección las necesidades de la sociedad; sin embargo, hoy en día, para que se pueda ejercer correcta y satisfactoriamente esta modalidad de custodia compartida deben concurrir TRES REQUISITOS IMPRESCINDIBLES: cercanía entre los domicilios de los progenitores; una economía solvente en el núcleo familiar y, lo más importante de todo, un gran entendimiento y buena relación entre los progenitores. Por lo que serán muy excepcionales los casos en los que se den todos y cada uno de los requisitos antes mencionados, por cuanto, si bien los 2 primeros requisitos, pueden concurrir muy fácilmente, el tercero de los requisitos es el que existe de forma muy puntual.

De los numerosos divorcios tramitados, son muy aisladas las rupturas, por causa imputable única y exclusivamente a “se acabó el amor”, y en donde el cariño y el respeto mutuo, prevalece sobre cualquier desavenencia; la mayoría de las causas de las rupturas son imputables a infidelidades, adicciones, desavenencias graves en el núcleo familiar, alteraciones psíquicas, por uno de los cónyuges, y en estos casos existe tal hostilidad y resentimiento entre las partes que ni tan siquiera pueden mantener un diálogo en privado, por lo que será muy difícil que se pueda ejercer satisfactoriamente la guarda y custodia compartida.

Por ello,  la reforma introducida respecto a la custodia compartida no creo que altere, de forma notoria, las concesiones de la misma por parte de los jueces, ya que si bien hasta la fecha la misma no se había regulado legalmente, ya se han tramitado numerosos procedimientos en los que se ha concedido, siempre y cuando concurran los mencionados requisitos, por lo que en los procedimientos de divorcio de mutuo acuerdo, la práctica continuará siendo la misma, con la salvedad que, los progenitores, deberán presentar los planes de parentalidad.

Sin embargo, y por lo que respecta a los procedimientos contenciosos, (en donde no existe acuerdo entre las partes, y un Juez decide las medidas a adoptar), atendiendo a que la ley establece que en todo caso, los jueces deben velar por garantizar que ambos progenitores asuman idénticas funciones en el cuidado de los hijos. Cuando no concurran los requisitos mencionados, difícilmente un Juez la concederá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: