La Convivencia con otras Culturas

España ha sido durante los últimos años un país de acogida de emigrantes venidos desde diferentes zonas del mundo. El incremento de población ha supuesto cambios importantes en nuestra realidad social en la que todos hemos hecho esfuerzos para una convivencia democrática e igualitaria. La escuela es una de las instituciones que más ha sufrido estos cambios. Uno de sus objetivos principales es la integración de estos niños. Para ello, la colaboración de los padres y madres y de la sociedad en general es obligada e indispensable.

Los datos del curso 2007/2008 revelaban que la comunidad escolar inmigrante en Primaria ascendía a un 11,2% y en ESO un 10,8%, pero con grandes diferencias de distribución ya que hay provincias que puede sobrepasar el 20% y otras apenas llegar al 5%.

Los profesionales de la educación tienen como uno de sus objetivos fundamentales la integración de estos niños. La escuela ya no es un mero transmisor de conocimientos sino es el espacio idóneo para que todos los niños, con independencia de su origen, tengan las mismas oportunidades, la misma calidad de educación para prepararles adecuadamente para el futuro como ciudadanos responsables, libres, de pleno derecho que ayudarán al progreso de nuestro país. Con independencia de que debemos exigir a los responsables educativos mejoras en el proceso de integración de los niños a nuestro sistema educativo, a nadie se le escapa que la educación en valores como la tolerancia, el respeto a la diferencia, la igualdad de oportunidades no la puede realizar la escuela en solitario: es imprescindible la colaboración de las familias.

Los colegios pueden hacer acciones educativas de interculturalidad, pero si nuestros hijos salen de la escuela y se encuentran con discursos o posiciones ideológicas llenas de prejuicios hacia los extranjeros de poco valdrá el esfuerzo de un profesor en el aula para integrar a niños inmigrantes. Todos sabemos que los prejuicios, las ideas negativas sobre los estudiantes de fuera están a la orden del día en nuestro país: Según el CIS el 49% de los españoles se identifica con la idea de que la inmigración baja la calidad de la enseñanza y cerca de un 45% considera que los niños de origen español debería tener preferencia a la hora de elegir centro. Por otro lado, en algunos barrios de grandes ciudades se van formando guetos educativos, que en nada favorecen la integración de las familias no autóctonas en nuestra sociedad.

La colaboración de las familias en este tema tiene que venir por desterrar prejuicios e ideas discriminadoras o xenófobas. Las desigualdades se acentúan cuando negamos al otro derechos que queremos para nosotros mismos. Los niños son conscientes de las diferencias a partir de los 4 años, pero no le dan un valor a unos determinados rasgos físicos, lo que quieren es ser aceptados y queridos. Es en Primaria cuando comienzan a identificar un rasgo físico determinado con una cualidad, y lo hacen aprendendiendo los valores que les enseñamos, pero también los aprenden por omisión. Por eso, los padres tenemos que enseñarles a respetar las diferencias entre las personas de manera activa y constante:

  • No hacer comentarios degradantes sobre grupos de otras etnias o estatus social.
  • Estimular la amistad de nuestros hijos con niños de etnias, culturas variadas y valorar esas diferencias.
  • Proporcionar juguetes y juegos que reflejen la variedad de culturas, razas y nacionalidades.
  • Crear un modelo de familia donde primen el respeto y la tolerancia.
  • Si ataca a otros niños dejarles claro que son comportamientos absolutamente inaceptables.
  • No obligarles a pensar como tú. Razona con ellos, discrepa, pero siempre respetando su opinión.
  • Apreciar los valores de tu cultura, familia e historia haciéndoles sentirse orgullosos.
  • Investigar sobre otras culturas y valorarlas positivamente como formas distintas a las vuestras.
  • Ayudarles a desarrollar la empatía y la compasión.

Cuando decidimos tener hijos estamos construyendo un puente al futuro, nos proyectamos adelante y decidimos no solo vivir nuestra vida desde el presente y nuestra individualidad. Queremos un mundo mejor para nuestros hijos donde se practique la justicia, la igualdad, el respeto. Una sociedad que permita ampliar las posibilidades y que favorezca la consecución feliz de proyectos vitales. Estamos creando, estamos haciendo que nuestra sociedad avance en nombre de los niños, de todos los niños. No deseamos crear una sociedad que discrimine en razón de sexo, religión, u origen. Por eso, como sociedad hacemos un esfuerzo enorme para que todos los niños accedan a la educación, que es el instrumento más poderoso que tenemos de integración. La Declaración de los Derechos Humanos dice que todos tenemos derecho a la educación, al trabajo, a la seguridad social, a una vivienda y a un nivel de vida suficiente para asegurar la salud y el bienestar de nuestra familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: