La cuesta de septiembre

825 euros por hijo es la cifra que se baraja para esta vuelta al cole 2011. Y es que para muchos padres el regreso de sus hijos a las aulas significa uno de los gastos más importantes del año. Saber qué es lo verdaderamente necesario y buscar la mejor calidad precio son algunas de las claves para hacer más llevadero este desembolso anual.

Libros, cuadernos, estuches, ropa, mochila… La vuelta al cole llega como todos los años cargada de gastos.  La región donde se encuentre el centro o el uso o no de uniforme son algunos de los aspectos que hacen variar el presupuesto escolar.

Así, el uniforme supone un ahorro aproximado del 40% en gasto de ropa escolar para las familias la uniformidad supone un gasto en torno a los 300 euros por alumno, mientras que con la ropa de calle no baja de los 550 euros.

En lo que respecta al material de estudio, los libros de texto han aumentado de precio. Si lo dividimos por etapa educativa, el incremento medio para los libros de Educación Infantil ha sido del 3,2 por ciento, mientras que para los de Primaria ha sido del 2,7 por ciento. El precio de los materiales de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) se ha incrementado un 3,2 por ciento y el de los libros de otras enseñanzas medias un 2 por ciento

Hacerse con la mochila, cuadernos, carpetas y bolígrafos cuesta en torno a los 100 euros. Por su parte, la comida supone en los centros público entre 90 y 130 euros al mes, en los colegios privados,  el comedor se eleva a unos 150 euros, aproximadamente y en los colegios concertados los gastos de comedor rondan los 120 euros .

El transporte, fuertemente golpeado por los incrementos en el precio del gasóleo, se ubicará este curso en los 90 euros mensuales en la red pública, 120 en los centros concertados y 150 en los privados.

Comprar con la cabeza

La previsión es una buena forma de ahorrar por ello es aconsejable hacer una lista de las cosas que realmente se necesitan y procurar ceñirse a ella y dentro de lo posible evitar ir con el pequeño a la tienda, salvo que tenga que probarse algo.

Optar por las marcas blancas, en el caso de la ropa, puede reducir casi en un 30% el gasto total. Lo mismo ocurre con otros artículos, como las mochilas. En cualquier caso, tanto la ropa de abrigo como la deportiva son prendas bastante caras que el niño utilizará a diario, por lo que es importante que sean de buena calidad.  “Los niños se suelen encaprichar con una mochila con la cara del personaje de moda o un boli con luz propia y los padres son los que deben distinguir entre lo necesario y lo sustituible”.

También hay que tener en cuenta que los pequeños están en época de crecimiento y en un año pueden experimentar cambios importantes. La vida útil de la ropa se puede alargar seleccionando prendas con suficiente amplitud para ajustarlas conforme aumente la estatura y complexión del niño. Un zapato con la longitud adecuada debe dejar entre “7 y 15 mm de espacio libre para los dedos: es lo mínimo necesario para que crezcan y para dejar que, al andar, el pie pueda estirarse bien”.

 La asignatura pendiente

Los libros de texto siguen siendo el gasto más polémico de cara al curso escolar. Las pequeñas modificaciones en fotos y dibujos, la redistribución de los contenidos y el cambio de editorial por parte del centro hacen imposible reutilizar los manuales de un año para otro en muchos casos.

Los editores, por su parte, lamentan que se haya roto la tradición del precio fijo de los libros de la enseñanza obligatoria. Esto, dicen, ha ocasionado graves consecuencias económicas para el sector y ya ha empezado a afectar a autores, editores y libreros.

Ahorrar es posible

  • Hacer una lista con aquellos artículos que realmente sean necesarios e intentar aprovechar los de otros años. Se puede contemplar la posibilidad de comprar, si sirven, los libros de años anteriores de familiares, amigos, etc.
  • Escalonar las compras en la medida de lo posible. No es necesario comprarlo todo de golpe.
  • Comparar precios es una regla básica para encontrar artículos a precios ventajosos, pero no hay que dejarse llevar sólo por las ofertas. Objetos fabricados con materias primas de buena calidad cuestan más pero a la larga salen más rentables.
  • No es obligatorio comprar los libros de texto o el material escolar en un establecimiento o colegio determinado. Si se lo imponen puede denunciarlo.
  • Acogerse a becas u otras ayudas que ofrecen las comunidades autónomas (como el préstamo de libros que ofrecen Castilla La Mancha, Aragón, Galicia y La Rioja; o las subvenciones de material escolar de Madrid, Baleares y Navarra).
  • Turnarse entre varios padres para llevar a los niños al colegio ahorra gasolina. Compartir coche es una práctica común en el mundo anglosajón.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: