Cuando 2×2 no son 4

Aunque casi un 6% de la población infantil padece esta dificultad de aprendizaje, lo cierto es que en algunos casos aún se sigue tomando como natural. No desesperes, es reeducable.

¿Tu hijo utiliza los dedos para realizar operaciones asimétricas complejas? ¿Saca buenas notas en todas las asignaturas menos Matemáticas? ¿No es capaz de realizar seriaciones de números ni copias de cifras? Es probable que padezca una dificultad en el aprendizaje del cálculo denominada discalculia. No te asustes, con un buen diagnóstico, además de un tratamiento reeducativo adaptado, es casi seguro que el niño sea capa de superar esta disfunción.

Los síntomas de este trastorno suelen observarse en edades tempranas del aprendizaje (los primeros cursos), la detección inicial “debe realizarse en la escuela”. De hecho, suelen ser los profesores los que observan que los pequeños muestran dificultades en la comprensión de los conceptos numéricos, intentan solucionar sumas o restas de dos operandos con los dedos y, además, su nivel de CI normal y su rendimiento en el resto de materias es correcto. Sin embargo, “el bajo rendimiento en Matemáticas puede estigmatiza a los niños influyendo negativamente en su rendimiento global”, de ahí que sea tan importante la detección precoz de este trastorno.

Por otro lado, cabe destacar que esta dificultad aparece asociada a otros tipos de alteraciones del desarrollo como la dislexia y los déficit de atención (hiperactividad), entre otros. En el caso de la dislexia,  sucede en el 30% de los casos aproximadamente. La relación con la hiperactividad es similar.

Los padres, en primer lugar, deben tranquilizarse, ya que al igual que con los déficits de lectoescritura, una buena reeducación permite superar este déficit del aprendizaje; y, en segundo lugar, deben buscar un profesional especializado que realice un buen diagnóstico y enfoque la reeducación específicamente y en función de las necesidades de cada niño, pues no es suficiente con unas clases de Matemáticas extra.

Entre un 3 y un 6% de la población infantil padece esta disfunción, la discalculia del desarrollo, aunque en ocasiones muchos de los casos se enmascaran tras la aceptación social en nuestro país del mal rendimiento en Matemáticas, motivo por el que es necesario conocer mejor sus síntomas y tratamientos.

Cómo detectar la discalculia

  • El pequeño es muy lento a la hora de adquirir las operaciones básicas de sumas y restas.
  • Puede asociarse a la hiperactividad.
  • No responde a las actividades de seriación y clasificación numérica.
  • Utiliza los dedos para intentar resolver operaciones aritméticas complejas.
  • Presenta dificultades en lectoescritura (en el 30% de los casos).
  • Su rendimiento en otras áreas es correcto.

Actividades para casa

  • Intenta despertar su curiosidad hacia los números.
  • Los ejercicios han de ser divertidos y constantes.
  • Es necesario reeducar conceptos como la noción de cantidad, enseñar los principios de la cantidad, orden, tamaño, espacio y distancia desde el principio.
  • Utiliza ejercicios basados en la percepción visual.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: