Vagancia. ¿Existe alguna vacuna?

En su cuarto, está. Y parece que estudia. Pero si no es tonto y suspende seis, algo pasa. La vagancia se puede disimular muy bien. Por lo menos algunas de sus formas. Esto quiere ser un prontuario, una cura de urgencia.

Vagancia es el nombre familiar de algo que ataca a cualquier ser humano hasta alcanzar la “categoría” de pecado capital: la pereza, “no hay pasión más poderosa que la pereza”. Pasión: algo que se padece. Con un poder extraño: el de conseguir que no se haga nada. El poder de lo negativo.

La vagancia se suele dar mucho entre gente adolescente o joven, casi siempre a partir de los 13 años. Ésa es la edad del inicio de un desarrollo de la potencia, del vigor. La inteligencia llega a su mayor punta en torno a los dieciséis años. Lo que se aprende a fondo entonces dura toda la vida. Y lo que no se hace, una oportunidad perdida.

Clases de Vagancia

Se han descrito muchos tipos de vagancias. Éstas son las más frecuentes:

  • El vago Selectivo: Es el que repite curso y va camino del doblete. Sus padres no se explican cómo un niño tan activo en la consola, tocando la guitarra y haciendo deporte sea incapaz de aprobar un examen.
    • Diagnóstico y terapia. Es probable que el futuro de estos chicos no esté en los estudios, sino en un oficio. No hay que desalentar sus aficiones, sino convencerlo poco a poco de que también tiene que estudiar.
  • Vagancia Sentimental: Son muy sensibles, con un gran corazón, dispuestos de palabra a ayudar a todo el mundo de fuera de su casa, aunque luego no haga nada. En casa, pasividad total, pero buenas palabras.
    • Diagnóstico y terapia. Se trata de una mezcla de vagancia y de hipocresía. Uno de los remedios posibles: cuando necesite urgentemente algo que requiera la ayuda de otros, hacer que el empiece haciendo lo que pueda.
  • Vagancia Tímida: Los padres no se explican por qué una chico tan listo, según todos los profesores, no destaca lo suficiente. Aprueba por los pelos. Lo pasa muy mal en los exámenes, se angustia con los deberes.
    • Diagnóstico y terapia. La clave es que es tímido. Su vagancia es, más bien, un no atreverse con lo que le parece difícil. El mejor remedio es que reciba pruebas, incluso exageradas, de confianza en el.
  • Vagancia Furiosa: No sólo no hace nada de nada, sino que se enfrenta con violencia a quienes se lo dicen. Según él, tiene muchos problemas que nadie entiende. Problemas de los que no habla, porque dice que sería inútil.
    • Diagnóstico y terapia. Se trata de un caso fuerte de egoísmo agudo, de ver la vida sólo dentro de sus intereses, prescindiendo por completo de los demás. No hay que descartar que exista un problema más de fondo, y consultar a un especialista.

Remedios

  • Despertar al joven la curiosidad por algo útil y a la vez de interés: desde un puzzle hasta un juego de rol. Tratar de que se interese por algo, siempre que no sea en perjuicio propio o de los demás.
  • Proponerse metas cortas y fáciles de cumplir. Por ejemplo, quien no estudia nada, estudiar media hora al día; diez minutos más al día siguiente y así sucesivamente.
  • Aprender a hacer cosas acompañado de alguien: estudiar con otro, ayudar en la casa, en tareas comunes.
  • Ponerle por delante ejemplos cercanos de las consecuencias de la vagancia y rechazo de los demás. También ponerle ejemplos de lo contrario, de la diligencia.
  • Hablarle de las ventajas de ser diligente: La satisfacción por algo bien hecho y sentirse bien además de lograr el respeto de los demás.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: