Los menores y los chats: Peligros desde la pantalla

“No hables con desconocidos”, se suele aconsejar a los chavales. Pero hoy con la tecnología tan accesible, no es necesario salir de casa para comunicarse con gran cantidad de personas, conocidos o desconocidos, con las mejores o con las peores intenciones.

“Hola, me llamo Laura, ¿y tú? ¿Dónde vives? ¿Cuántos años tienes?… “¡Ah!, –yo también tengo 13 años”. ¿Me envías una foto?–.

¿Sabe usted si la chica con la que su hijo se comunica vía chat en realidad se llama Laura y tiene 13 años? ¿Puede comprobar al menos que la foto que envía es de ella?

Éste es uno de los peligros del chat, que aunque es un invento extraordinario acarrea muchos peligros, sobre todo por no saber a ciencia cierta con quiénes está interactuando el muchacho ni su nivel de protección.

¿Que es un chat?

Un chat es un programa que permite conversar por medio de frases escritas en tiempo real con otros usuarios. Los chats se dividen en “canales”, “habitaciones” o “rooms”. Al entrar al chat se necesita un nick o seudónimo. En un chat es posible intercambiar fotografías, archivos de texto, canciones. También se puede ver a al intercoluctor vía webcam. “Es bueno diferenciar dos modalidades: los chats que se mantienen entre amigos y parientes, una forma de comunicación que es positiva. Otro tipo de chat es aquel en el que se entra en comunicación con extraños, y dado que la persona que está al otro lado no es conocida, el niño o adolescente crea un mundo irreal, donde todo es posible, incluso cambiar de nombre, edad, apariencia y sexo”.

Enemigo on_line

Según el estudio de la Organización Protégeles, Acción Contra la Pornografía Infantil y el Defensor del Menor, uno de cada tres de los menores que utilizan habitualmente internet, lo hacen por diversión. Sin embargo, el peligro mayor se da en los chats donde se interactúa con desconocidos. Dos tercios de los internautas facilita sus datos personales, “es muy fácil obtener datos de los chavales y, de dar tus señas a concertar una cita sólo hay un paso”.

Sexo, mentiras y cintas

“Es que muchos chicos poseen la habilidad de usar las nuevas tecnologías pero no saben todo lo que se puede hacer con el ordenador, como por ejemplo, grabar todas las imágenes de la webcam y transmitirlas. Los adolescentes piensan que están protegidos gracias a un supuesto anonimato, pero en realidad no están para nada seguros”. Otra situación habitual que sucede en las salas de conversación virtuales es el acoso y la presión para entregar información íntima. Tan común es, que un 44% de los menores que navega con cierta regularidad se ha sentido acosado sexualmente en internet en alguna ocasión. El proceso funciona así: cuando una chica o chico entra a un chat, a los pocos minutos le comienzan a llegar pequeñas ventanillas con mensajes privados del tipo: ¿Tienes novio? ¿Eres virgen? ¿Por qué no me envías una foto?… Y otras preguntas más subidas de tono. “Existen chicos bien aconsejados por sus padres que, a la vista de estos mensajes, simplemente cierran la ventana y se niegan a charlar, pero otros siguen el jueguecito, sin saber en qué puede terminar”.

Pero no sólo acoso sexual pueden sufrir los chavales, también existen otro tipo de agresiones a la que ellos están expuestos. En este sentido y según el estudio de la Organización Protégeles, un 11% de los menores que habitualmente utiliza internet ha sido víctima de insultos por parte de otros internautas, un 4% recibió correos no solicitados con contenidos desagradables y otro 1,5% afirma haber sentido miedo en alguna vez.

Mundos Irreales

Pero el peligro no sólo está en las charlas, hay otros aspectos perjudiciales. “Chatear simulando que uno es otra persona no es malo, si es un pasatiempo momentáneo. Pero un niño no puede vivir siempre en un mundo creado por él”. Por otro lado, “el aislamiento y la huida de las relaciones interpersonales pueden afectar seriamente en su desarrollo posterior”.

Lo que deben saber

  • No dar nunca información personal. No enviar fotografías sin permiso.
  • No responder nunca a mensajes o tablones de anuncios en los que se incluyan mensajes agresivos, obscenos, amenazantes o que los hagan sentir mal.
  • Enseñarles a prestar mucha atención cuando alguien ofrezca algo por nada en internet, y que exija una dirección a la que acercarte a por un regalo.
  • Inculcarles que nunca deben concertar citas a ciegas, y en caso de fijarlas, el chico deberá acudir con sus padres.
  • Insistir en que la gente que navega por internet no siempre es lo que parece, porque no se puede ver ni oír. Por ejemplo: cuando alguien te esta diciendo por internet que es una niña de 12 años, puede ser un señor de 45.
  • Hacer que los chavales exijan respeto por parte de sus amigos cibernéticos, de la misma forma en que lo harían con sus amigos reales.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: