La liga de los jóvenes con talento matemático

Sacar dinero de un cajero, encender la calefacción o comprar el periódico en un quiosco son actividades que no tienen ningún misterio.

Lo que no todo el mundo sabe es que detrás de todas esas acciones hay unos modelos matemáticos complejos que permiten hacerlas accesibles al gran público sin derrochar dinero, tiempo y energías. En esos casos concretos, para que las transacciones económicas sean seguras y rápidas sin supervisarlas una a una; para que las distribuidoras de gas calculen la demanda potencial de sus clientes y para que los periódicos y revistas envíen a los quioscos solamente el número de ejemplares que previsiblemente van a vender.

Hay multitud de ejemplos más, y esa es la razón por la que los profesionales de las matemáticas están tan demandados que tienen una tasa de paro testimonial: alrededor de 2%.

Lamentablemente, la sociedad se permite el lujo de despreciar el talento matemático de muchos jóvenes al no disponer de mecanismos para detectarlo y herramientas para desarrollarlo. Y aquí es donde adquieren su auténtico valor iniciativas como la Liga Matemática Española (LME), organizada por el Instituto de Matemáticas y Computación (IMC) en colaboración con el Grupo Siena.

Matemáticas divertidas

Según Osvaldo Carrillo, presidente del IMC, la LME tiene como objetivo captar el interés de estudiantes con una habilidad natural para las matemáticas –como quien la tiene para el deporte o las artes–, a través de una competición por equipos en la que desarrolla la perspicacia para estudiar los problemas; el ingenio y la creatividad para resolverlos y la perseverancia para participar todas las semanas, con espíritu deportivo.

La Liga se basa en las reglas de los campeonatos de fútbol. Hay dos categorías: una para equipos de Educación Primaria y otra para equipos de ESO y Bachillerato. Cada equipo está compuesto por cuatro estudiantes: uno por curso de 3º a 6º de Primaria, para la liga de Primaria; y uno de 1º-2º ESO, uno de 3º-4º ESO, uno de 1º Bachillerato y uno de 2º Bachillerato, para la de Secundaria. Todos los equipos están dirigidos por un profesor-entrenador.

Una vez a la semana (los viernes a las 11:00), y sin salir del centro educativo, los participantes acceden a través de internet a la plataforma informática donde se celebra la competición. Cada miembro del equipo dispone de un bloque de 50 minutos para responder a seis preguntas. La respuesta acertada tiene tres puntos; la no contestada, uno; y la errónea, cero. Si se contesta en el último minuto del bloque de tiempo correspondiente a cada pregunta, el jugador es sancionado con una tarjeta amarilla. Si vuelve a hacerlo en el mismo partido, recibe una segunda amarilla y debe abandonar el partido por tarjeta roja (llegar tarde al partido lleva aparejada esta sanción automáticamente). El jugador que conteste a las seis preguntas dentro del tiempo, puede acceder a una nueva área llamada Mathgoal, donde cada respuesta acertada vale seis puntos. La clave para subir puestos en la tabla liguera está en marcar el mayor número de “goles” en cada jornada.

Al igual que en las competiciones deportivas, los equipos tienen acceso a la clasificación de la liga, donde pueden ver qué puesto ocupan en la clasificación general, pero también en relación con otros equipos de su Comunidad Autónoma o de las ligas internacionales.

Premio a los cerebrines

Cada semana, la LME compondrá la Selección Española ideal con los cinco jugadores de cada liga que hayan obtenido los mejores resultados. Y una vez al trimestre, las selecciones españolas se enfrentarán a las americanas. El IMC es socio de la Liga de Matemáticas Americana, que lleva celebrándose desde hace más de 30 años, aunque de forma presencial y con una reglas diferentes. Para corregir esta diferencia de experiencia en la participación de competiciones, el IMC pone a disposición de los equipos españoles material de entrenamiento con ejercicios de las ligas estadounidenses.

En mayo, se celebrará la final de forma presencial en Madrid, donde se enfrentarán los cinco mejores equipos de cada liga. Los miembros de los equipos vencedores ganarán un ordenador portátil. También tendrán premio los tres mejores entrenadores. Asimismo, las selecciones españolas de cada nivel se enfrentarán en agosto con las de Estados Unidos y China en la final internacional que tendrá lugar en la Universidad de Stanford (California).

Servicio a la Comunidad

Osvaldo Carrillo asegura que iniciativas como la LME, que premian el talento y el esfuerzo, son capaces de detectar y orientar hacia el estudio de las Matemáticas y la Computación a jóvenes que de otra forma pasarían inadvertidos. “En otros concursos matemáticos suelen participar casi siempre los mismos colegios y, por lo general, los que tienen más recursos. En cambio, en la LME, al ser online, garantizamos una participación más democrática, que incluye colegios de zonas rurales o con pocos recursos”, afirma. Ademas, continúa, “el diseño de la liga permite atraer a las niñas con una serie de incentivos para los equipos y facilitarles que asuman que les gustan las Matemáticas, ya que ellas encuentran más dificultades para hacerlo que los chicos”.

La profesión de moda

Con el cambio de modelo tecnológico, los profesionales más demandados (y bien pagados) destacan por su talento matemático y preparación computacional. Realizan tareas como estas:

En banca, los profesionales más importantes son los que desarrollan modelos de simulación de riesgo de la cartera de clientes o las previsiones de comportamiento del mercado.

Los fallos de previsión de demanda de prensa le costaban a un conocido periódico 5 millones de €. Con 20.000 puntos de venta es imposible llamar a cada uno para preguntarles cuántos ejemplares va a vender; y un poco inútil, ya que el quiosquero cobra comisión venda o no venda. Con un modelo matemático de previsión de demanda, (valoran festivos, devoluciones, acontecimientos…), el coste de la distribución pasó de 5 millones de euros a 400.000 €.

Las distribuidoras de gas realizan previsiones de consumo con una semana de antelación. Si no contaran con un gabinete de simulación de demanda, que tiene en cuenta días festivos, obras, temperatura, etc., cometerían errores de previsión y tendrían que acudir al mercado a comprar gas a un precio más alto.

El CEU, benefactor

La Universidad CEU San Pablo, como centro comprometido con la excelencia académica y humana, patrocina a 100 colegios en la Liga Matemática con el fin de promover el talento y el conocimiento científico entre los estudiantes de Secundaria y Bachillerato. Más información en el email info@ligamatematica.com o en la página web www.ligamatematica.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: