La Figura del Educador Social: El Educador de Calle

¿Quiénes pasan en la calle una gran parte de su tiempo?, ¿qué vivencias se dan en la calle?, ¿qué hacen en la calle niños y jóvenes? Cada vez más se conoce y reconoce la importancia y la función que desarrolla el Educador Social en la calle, entre los chicos y jóvenes en situaciones de marginación e inadaptación social, aunque la labor de este profesional se puede aplicar a diferentes grupos de edad, sectores y niveles de intervención.

¿Cuál es la figura del educador social?, ¿puede ser la calle un ámbito educativo?, ¿qué puede hacer un profesional de la educación en un medio abierto como es la calle?…

Muchas son las definiciones dadas acerca de lo que significa la figura del educador social.  “El/la educador y educadora social es un/a profesional que realiza una intervención socioeducativa con personas y en sus contextos, con el fin de que logren un desarrollo personal y social pleno, y participen, de modo responsable, en los diferentes ámbitos sociales y comunitarios. Desempeña con otros profesionales una función de intervención social y educativa”.

La figura del educador social (educadores especializados, animadores socioculturales o educadores en el tiempo libre, como antes se les denominaba) nace para dar respuesta a diversas carencias sociales, educativas, culturales y de ocio de nuestra sociedad, y es precisamente con su actuación en estos contextos, donde la profesión de educador social ha adquirido unas competencias específicas que la han diferenciado de otros colectivos profesionales. A lo largo de los años esta figura se ha ido redefiniendo continuamente, adaptándose a las circunstancias y necesidades sociales.

El Educador Social en una persona dedicada a la educación dentro del ámbito de la educación no formal. Pero, a pesar de esto, en la actualidad algunas comunidades autónomas cuentan con la presencia del educador social en la escuela, como una figura más dentro del Departamento de Orientación de los Institutos. Sus ámbitos de trabajo incluyen funciones relacionadas con la prevención y control del absentismo, educación para la salud, educación para el ocio, desarrollo de habilidades sociales, prevención del acoso entre iguales, control de conductas disruptivas, conexión con el entorno y vigilancia a los alumnos que utilizan transporte, así como aquellas que les sean encomendadas por el equipo directivo en el ámbito de sus funciones.

Ya sea dentro o fuera del ámbito escolar, este profesional, tratará de atender esos aspectos de los que no se ocupa la educación reglada o formal.

La labor socioeducativa que realiza este profesional, se puede aplicar a diferentes grupos de edad, sectores (salud, justicia, servicios sociales, ocio) y niveles de intervención (prevención, riesgo y reinserción).

El Educador Social actualmente lo podemos encontrar en diferentes ámbitos de actuación como:

  • Centros, entidades o instituciones de régimen “cerrado”: centros de acogida, centros residenciales de infancia, centros de tercera edad, etc.
  • Medio abierto: educadores de calle, ejecución de medidas judiciales, desarrollo comunitario.
  • Servicios de: Atención Primaria, Servicios Sociales, Sociopedagógicos municipales, de barrio…
  • Drogodependencia
  • Consejerías de Juventud
  • Centros de ocio y tiempo libre

Como vemos, su trabajo tiene cabida tanto en centros, como en medio abierto o en instituciones y con programas que pueden ser de carácter público o privado.La figura de este educador en medio abierto es muy importante, con una amplia tarea que realizar, desde los contactos con la Administración y sus recursos, hasta la convivencia cotidiana con los jóvenes del barrio.

Puede intervenir dentro o fuera del ámbito escolar desarrollando competencias como diseñar planes, programas, proyectos y actividades de intervención en diversos contextos, promover procesos de dinamización cultural y social, aplicar metodologías específicas para la intervención con distintos colectivos, elaborar y gestionar medios y recursos para la intervención sociocomunitaria, mediar en situaciones de riesgo y conflicto o identificar y diagnosticar situaciones complejas que fundamenten el desarrollo de intervenciones.

El educador social trabaja siempre inmerso en equipos y en redes, de una forma coordinada, para enriquecer su trabajo.

En definitiva, en estos tiempos marcados por la desorientación y desmotivación, se hace esencial esta figura que atiende a las necesidades y problemas de aquellos que necesiten un apoyo y acompañamiento en su desarrollo personal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: