Posts Tagged ‘respeto’

Una mascota en el aula

El cuidado de una mascota en el “aula” es una experiencia desarrollada en un centro de Educación Infantil de la provincia de Córdoba, muy gratificante, tanto para los niños y niñas como para las maestras, que fomenta la responsabilidad y el respeto hacia los animales y hacia nuestro entorno más próximo.Podemos decir que existe cierta reticencia a crear un rincón de la naturaleza, dentro del aula, donde albergar una mascota. Las razones pueden ser varias, como por ejemplo el desconocimiento en el cuidado, la dependencia que crea a lo largo del curso en períodos vacacionales, puentes, etc. o el trabajo que añade a la labor diaria. Lo que sí es cierto es que, por parte de los niños, hay un entusiasmo por la adopción de una mascota por parte del grupo.

Cuando se cuida una mascota se fomenta la responsabilidad, el conocimiento de hábitos de comportamiento de estos animales, su ciclo vital con especial importancia de la reproducción y la participación activa en las tareas de cuidado, limpieza y alimentación.

Las mascotas llegan a las aulas como donación de alguna familia que “se cansan” de tener un animalito en casa. El rostro de los niños y niñas cuando aparece esta mascota en su aula puede describir perfectamente la intensidad de la vivencia que supone para ellos/as. El responsable del día es el encargado de llenar el comedero, poner agua y colaborar en la limpieza de la jaula. Hay muchos niños y niñas que se acuerdan en casa y aparecen con una zanahoria como regalo para la mascota. La mascota pasea por el aula mientras los niños y niñas realizan el trabajo de mesa. Camina o corretea entre las piernas de los niños y niñas como algo natural, en un espacio común el aula.

Respeto por el mundo animal

Existen momentos muy especiales, como el alumbramiento de las nuevas crías, en que la expectación se hace extrema. Primero anuncia el acontecimiento con la acumulación de pelo, que se arranca, lo acumula en una zona de la jaula y poco después habrá un movimiento bajo ese pelo que es la clara evidencia de las nuevas crías. Cada mañana hay un momento para asomarse a la jaula y ver crecer, poco a poco, a unos gazapos que harán las delicias de los niños y niñas dando sus primeras carreras por el aula. Estas crías son adoptadas por las familias que están dispuestas a cuidarlas con responsabilidad. Los niños y niñas traen una nota escrita de casa en la que se comprometen a cuidarlas.

La fama de la mascota trasciende los límites del aula y se convierte un poco en el patrimonio del colegio. Estas experiencias pueden desarrollar el respeto por el mundo animal. De este respeto dependerá, en mucho, nuestro futuro. El sistema educativo debe pretender ser una preparación para el futuro en el que se asegure una intensa preocupación por la supervivencia del planeta

Anuncios